Lumbalgia y disfunción sacroilíaca.

Hasta el 30% de los casos de dolor lumbar son de origen pélvico.

Este título, que parece más el de una película de miedo que el de un texto divulgativo, hace referencia a una relación que se ha descubierto hace relativamente poco años. La disfunción sacroilíaca (que no tiene su origen en un lugar de Granada, no) es el mal funcionamiento o compromiso de una o ambas articulaciones sacroilíacas. Ahora está todo más claro, no?…Es broma.

Las articulaciones sacroilíacas unen el hueso sacro con los ilios o crestas ilíacas y son parte fundamental de nuestra pelvis. Estas dos articulaciones nos permiten toda una suerte de movimientos esenciales para la vida como la conocemos, por ejemplo, caminar o sentarnos.

Las articulaciones sacroilíacas son la unión del hueso sacro con los ilios o crestas ilíacas

Henry Vandyke Carter – Henry Gray (1918) Anatomy of the Human Body

Pues bien, estas dos monadas de aspecto rudo y áspero han guardado largo tiempo una curiosa, pero no menos obvia,  sorpresa, como crío que se come la fuente de natillas y echa la culpa al hermano mayor. ¿Por qué digo que obvia? ¿Alguien pensaba que dos superficies de contacto tan amplias y en el lugar que se encuentran no nos iban a dar problemas?

El caso es que, aunque se ha sospechado su autoría o implicación en el dolor lumbar desde hace mucho tiempo, no se ha conseguido constatar con diagnósticos por imagen hasta que las nuevas técnicas de exploración nos han provisto de herramientas para ello (el TAC y la Resonancia Magnética no parecen ser suficientes y se estudia como arma diagnóstica la combinación del PET y el SPECT-TC. Explicarlo nos llevaría otra página). Así y todo, a día de hoy, la mejor manera para descartar/confirmar una disfunción sacroilíaca es la infiltración de un anestésico local y un antiinflamatorio esteroideo en el interior de la articulación y esperar a ver si se obra la magia. Sorprendentemente, entre el 15% y el 30% de los casos de lumbalgia tienen su origen en una lesión de esta zona. 

Esta disfunción se suele diferenciar en:

  1. Disfunción por defecto de movilidad de la articulación. Cuya causa suele ser una enfermedad o lesión degenerativa como la artrosis o la espondilosis.
  2. Disfunción por exceso de movilidad de la articulación. Cuyo origen suele estar en el mal funcionamiento de los ligamentos que la sujetan, ya sea por embarazo, traumatismo, cargas y movimientos repetidos, etc.

En cualquiera de los casos el dolor que sufre este paciente es muy parecido o igual al que sufre una persona con afectación del nervio ciático por hernia discal, radiculopatía, pseudociática, etc., de ahí que hayan pasado inadvertidas a la sombra de la columna vertebral. ¿Quién se comió las natillas, el hermano mayor o ese pequeño que no ha roto un plato? Pues eso.

La terapia manual tiene aplicación en todos los casos, siempre evitando las contraindicaciones generales y específicas de cada individuo, para paliar o resolver las contracturas secundarias generadas por ese dolor primario o ,cuando el origen del dolor se encuentra en una lesión, por ejemplo, de los ligamientos posteriores de la articulación, como tratamiento directo de la lesión.

Los estudios nos indican que tanto el deporte como la terapia manual ayudan a estabilizar la región sacroilíaca y a reducir o eliminar el dolor ya sea primario o secundario.

Bibliografía

  1. Weksler N, Velan GJ, Semionov M, et al. The role of sacroiliac joint dysfunction in the genesis of low back pain: the obvious is not always right. Archives of Orthopaedic and Trauma Surgery. 2007 Dec;127(10):885-888. DOI: 10.1007/s00402-007-0420-x.
  2. Rashbaum RF, Ohnmeiss DD, Lindley EM, Kitchel SH, Patel VV. Sacroiliac Joint Pain and Its Treatment. Clin Spine Surg. 2016 Mar;29(2):42-8. doi: 10.1097/BSD.0000000000000359. PMID: 26889985.
  3. Barros G, McGrath L, Gelfenbeyn M. Sacroiliac Joint Dysfunction in Patients With Low Back Pain. Fed Pract. 2019 Aug;36(8):370-375. PMID: 31456628; PMCID: PMC6707638.
  4. Forst SL, Wheeler MT, Fortin JD, Vilensky JA. The sacroiliac joint: anatomy, physiology and clinical significance. Pain Physician. 2006 Jan;9(1):61-7. PMID: 16700283.
  5. Schenker A, Schiltenwolf M, Schwarze M, Pepke W, Hemmer S, Akbar M. Schmerzquelle Iliosakralgelenk : Funktionelle Anatomie, Symptome und klinische Bedeutung [Pain generator sacroiliac joint : Functional anatomy, symptoms and clinical significance]. Orthopade. 2020 Nov;49(11):1000-1005. German. doi: 10.1007/s00132-019-03843-1. PMID: 31811321.
  6. Nejati P, Safarcherati A, Karimi F. Effectiveness of Exercise Therapy and Manipulation on Sacroiliac Joint Dysfunction: A Randomized Controlled Trial. Pain Physician. 2019 Jan;22(1):53-61. PMID: 30700068.

Categorías:

Sin respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Para suscribirte con éxito, lee y acepta

nuestra política de Privacidad y cookies