Usain Bolt y Andre de Grasse: lesiones de isquiotibiales

Foto de portada de AP Photo/Tim Ireland.
Publicado originalmente en The Conversation por Reed Ferber (1).
(1) Reed Ferber es Profesor en las Facultades de Kinesiología y Enfermería y Director de la Running Injury Clinic de la Universidad de Calgary.
Traducido por Carlos Fernández.

 

A juzgar por las recientes lesiones de los isquiotibiales en atletas de alto nivel ocurridas en el Campeonato Mundial de pista y campo celebrado en Londres,  algunos podrían pensar que, quizás, sea un virus contagioso que está afectando a los esprínters.

Andre De Grasse estaba señalado como aspirante a destronar al jamaicano Usain Bolt como el hombre más rápido del mundo pero, el día antes de comenzar la competición de los 100 metros, el esprínter canadiense anunció que un desgarro en los isquiotibiales le obligaba a retirarse. Bolt, tuvo su dramática lesión de isquiotibiales en la que probablemente fuese su última carrera. Durante su serie de los 4×100 metros relevos el campeón olímpico cayó y tuvo que salir de la pista en silla de ruedas.

¿Qué está pasando?

Como director de la Running Injury Clinic de la Universidad de Calgary puedo asegurar a los aficionados al deporte que esas lesiones no son contagiosas, pero pueden ser un factor de riesgo para todos los atletas de élite –especialmente para los esprínters.

He aquí una guía elemental sobre esas lesiones de isquiotibiales que pueden acabar con la carrera de un atleta.

¿Qué son las lesiones de los isquiotibiales?

El grupo muscular de los isquiotibiales está formado por tres músculos en la parte posterior del muslo que juegan un papel importante en la carrera. Su función es controlar tanto la rodilla como la cadera durante la fase de balanceo (cuando el pie no está en el suelo) y durante la fase de apoyo de la carrera y el esprint.

Las lesiones ocurren cuando estos tres músculos sufren demasiada tensión y desarrollan desgarros o calambres. Un calambre es cuando el músculo deja de funcionar por completo y simplemente se contrae y no puede relajarse. Un desgarro grado uno es un daño leve mientras que un desgarro grado dos es una rotura parcial del músculo. Un desgarro grado tres sería una rotura completa del músculo y una lesión catastrófica que podría terminar con la carrera profesional del atleta.

¿Por qué ocurren?

El grupo muscular isquiotibial (Shutterstock)

En la rodilla, estos músculos actúan para ralentizar la pierna ya que se balancea hacia adelante muy rápido durante la preparación para la pisada. Esta es la acción que comúnmente conduce a las lesiones porque el músculo intenta acortar y contraer pero la rodilla se extiende muy rápidamente, lo que tira de los isquiotibiales y crea una tremenda cantidad de tensión.

En la cadera, estos potentes músculos generan fuerza justo antes de levantar el pie del suelo mientras extienden la cadera hacia atrás. Las lesiones pueden ocurrir en este  punto del ciclo de carrera porque estos músculos generan tremendas cantidades de fuerza para mantener, o incrementar, la velocidad de avance.

¿Cómo recuperar una lesión de isquiotibiales?

Respecto a Bolt, el médico del equipo jamaicano, Kevin Jones, dijo: “Es un calambre en su isquiotibial izquierdo pero gran parte del dolor es por la decepción de haber perdido la carrera”. Si, en efecto, fuera un calambre, requeriría reposo, masaje, rehidratación y estiramiento. Un calambre isquiotibial es a menudo un isquiotibial sobrecargado, así pues, el descanso es normalmente la mejor medicina. De cualquier modo, un calambre isquiotibial frecuentemente puede ser mal diagnosticado y podría ser, de hecho, un desgarro similar al que sufrió De Grasse.

El jamaicano Usain Bolt, a la derecha, hace gestos al canadiense Andre De Grasse después de finalizar las semifinales de los 200 metros masculinos durante las competiciones de atletismo de las Olimpiadas de Verano 2016. Las lesiones isquiotibiales de ambos esprínters significaron que nunca tuvieron la oportunidad de un enfrentamiento final. (AP Photo/David J. Phillip, Archivo)

Por qué esto fue importante para la retirada de De Grasee.

Para De Grasse, [él] “sintió un pop en su isquiotibial derecho” según su agente, Paul Doyle. Un desgarro de grado dos fue confirmado más tarde por ultrasonidos. Ese “pop” audible es debido al desgarro rápido del músculo y esta lesión requiere un reposo completo y un tratamiento directo.

Normalmente, este tratamiento primero permite curar el desgarro. Similar a cuando un corte en la piel necesita tiempo para desarrollar una costra y cicatrizar el tejido. Una vez se ha desarrollado el tejido cicatricial, la terapia con ejercicios puede ayudar a incrementar la fuerza muscular para que este tejido sea reemplazado por nuevo tejido muscular.  Si el músculo no está completamente recuperado, es probable una lesión recurrente. Las recaídas son muy comunes y pueden terminar con la carrera de un esprínter.

La ruta que también recomiendo es determinar la causa raíz de la lesión. Mientras  una tensión aumentada es el mecanismo, necesitas comprender por qué hubo ese incremento. Durante las Olimpiadas de Rio, discutí la asimetría del estilo de carrera de De Grasse y, más recientemente, la asimetría de la carrera de Bolt se puso de manifiesto durante un análisis biomecánico.

Mientras que conseguir más fuerza, descansar y dejar que el cuerpo recupere permite la curación del tejido y la capacidad de ocuparse de la tensión creciente del isquiotibial, descubrir la causa de por qué hay tanta tensión es un misterio biomecánico que se debe solucionar para ayudar a prevenir lesiones futuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *