Terapia Manual y Esclerosis Múltiple: un estudio piloto

Los sujetos que padecen Esclerosis Múltiple (MS) podrían tener en la Terapia Manual (MT) un aliado contra la fatiga y el dolor crónico. Según un estudio piloto (pre-post) realizado por Backus y cols. (Int J Ther Massage Bodywork, 2016. 9(4): 4-13), la evolución tanto objetiva como subjetiva de estos parámetros tendrían unos resultados positivos en los 24 sujetos que participaron en él. Por otra parte, la espasticidad muscular parece no obtener una mejoría significativa con el protocolo establecido para las sesiones de MT.

La MS es una enfermedad degenerativa que afecta a la mielina, impidiendo o dificultando la correcta transmisión del potencial de acción a través del axón neuronal. Su presentación es multimodal y difiere en la aparición de su sintomatología aunque tres síntomas parecen darse en la mayoría de los casos: dolor, fatiga y espasticidad.

El estudio consistía en la aplicación- una vez a la semana durante 6 semanas- de un protocolo de MT estandarizado por dos licenciados en fisioterapia y MT. El protocolo incluía cuatro técnicas básicas: Effleurage, Petrissage, Friction y Static Compression.

Los resultados se evaluaron a través de las siguientes escales y cuestionarios: Modified Fatigue Impact Scale (MFIS), Modified Ashworth Scale (MAS), MOS Pain Effects Scale (PES), Mental Health Inventory (MHI) y Health Status Questionnaire (HSQ).  Todos los resultados mostraron una mejoría  significativa en cuanto al dolor y la fatiga. La espasticidad no mejoró ni empeoró sustancialmente.

Los autores de este estudio indican sus principales limitaciones, como el bajo número de sujetos de la muestra, la necesidad de incluir un grupo control o la falta de control sobre algunas variables en la aplicación del protocolo de MT como la presión ejercida.

Este trabajo abre la vía a la investigación para la utilización de la MT en pacientes con MS como terapia coadyuvante en la mejora de la calidad de vida de estas personas. Los futuros trabajos deberán solventar las limitaciones de éste y establecer un procedimiento estandarizado que dé, al menos, garantías de inocuidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *