Terapia manipulativa de Utrecht vs Fisioterapia

Este estudio aleatorizado publicado recientemente (Groeneweg y cols. Chiropratic & Manual Therapies. Abril 2017) pretende comparar las diferencias en los resultados obtenidos en el tratamiento del dolor de cuello de origen inespecífico mediante fisioterapia (PT) y la terapia manual de acuerdo a los estándares de la School of Manual Therapy Utrecht (MTU). Se estudiaron un total de 181 sujetos con edades comprendidas entre los 18 y los 70 años. El grupo PT recibió sesiones de 30 minutos con un límite de 2 a la semana y un máximo de 9 sesiones en total. Los terapeutas pudieron utilizar desde masaje hasta ejercicio activo y recomendaciones de estilo de vida e higiene postural. El grupo MTU recibió sesiones de entre 30 y 60 minutos con un máximo de 6 sesiones en 6 semanas.

Se hicieron mediciones de los resultados obtenidos a lo largo de varias semanas durante un año (3, 7, 13, 26 y 52) que se agruparon en una “medición primaria”  realizada a través del Efecto Global Percibido (GPE) y del Índice de Discapacidad del Cuello (NDI) y en una “medición secundaria” centrada en la Escala Numérica de Calificación del Dolor (NRSP).

Los resultados no mostraron diferencias significativas entre ambos grupos de tratamiento en cualquiera de las mediciones realizadas. El número de sesiones requeridas fue significativamente menor en los pacientes tratados con MTU frente a los tratados con PT (3,1 vs 5,9 después de 7 semanas; 6,1 vs 10,0 después de 52 semanas, respectivamente). Las sesiones requeridas por encima del máximo establecido fueron tenidas en cuenta y analizadas.

En conclusión, al cabo de un año no hay una diferencia clínica o estadística significativa en los resultados obtenidos en el tratamiento del dolor de cuello de origen inespecífico mediante Terapia Manual de la Escuela de Utrecht o Fisioterapia. Debemos tener en cuenta las limitaciones de este estudio dada la forma de recabar los resultados a través de mediciones basadas en aspectos subjetivos como las valoraciones de los pacientes o los terapeutas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *