Diástasis de recto anterior del abdomen

(Post más leído en 2013)

Para comenzar, explicaré el título. La palabra diástasis -que como muchas en medicina viene del griego- significa separación. En este caso, indica la separación de los dos vientres que conforman el músculo recto anterior del abdomen (fig. 1).

                                                                                        Fig. 1. Dibujo del recto abdominal sin y con diástasis.

Esta lesión se puede ver en tres circunstancias principalmente:

  1. De forma congénita. El bebé nace con esta lesión, muchas veces asociada a una hernia umbilical.
  1. En el post-parto. En algunos casos, durante el embarazo, los vientres musculares del recto anterior del abdomen se separan para hacer espacio al útero. Una vez ha pasado el parto, la lesión persiste si no es diagnosticada y tratada a tiempo.
  1. En adultos de ambos sexos y no ligada al embarazo. Estos casos son, estadísticamente, más habituales en el sexo masculino y están asociados a una predisposición a la rotura del peritoneo (pared que envuelve nuestros intestinos y vísceras) y/o a la realización de grandes esfuerzos.

El diagnóstico de esta lesión se realiza, en primera instancia, mediante una prueba muy sencilla. El médico ordena al paciente –tumbado boca-arriba- ejercer presión con el abdomen mientras introduce los dedos en la línea media del músculo recto anterior (fig. 2). La prueba resulta positiva si el médico no encuentra oposición con los dedos. Además, se aprecia muy bien la separación de ambos vientres musculares. Si existen dudas, se pueden completar el diagnóstico con pruebas de imagen.

El tratamiento corrector de esta lesión es quirúrgico, sobre todo si está asociado a una hernia umbilical. En la circunstancia especial del post-parto, la diástasis puede reducirse, en algunos casos, con ejercicios apropiados para la zona y la lesión (evitar la realización de abdominales en cualquiera de sus  formas tradicionales) si es diagnosticada durante el embarazo e inmediatamente después del parto se comienza la rehabilitación.

Se recomienda, para su prevención, la realización de abdominales hipotensivos. Única manera de hacer abdominales sin ejercer presión abdominal en sentido dentro-fuera.

Para los que os preguntéis, ¿a qué viene este post en el blog de un masajista? Os diré que una tarea esencial de un terapeuta manual es conocer toda la patología, dentro de lo posible, que pueda afectar al sistema músculo-esquelético. Aunque no sea competencia suya poner el remedio necesario. Si nos encontramos con un caso de diástasis de recto anterior del abdomen (fig. 2), tendremos que saber a qué nos enfrentamos. Aunque sólo sea para tranquilizar al paciente y derivarlo al especialista adecuado.

                                                                Fig. 2. Aspecto que puede presentar un abdomen con diástasis de recto abdominal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *